10% de DESCUENTO pagando por TRANSFERENCIA o EFECTIVO !!! (NO APLICABLE A TELEFONOS)

Características Amazfit T-Rex Pro

  •  Pantalla:
    • Diagonal: 1,3 pulgadas.
    • Factor forma: Circular.
    • Tecnología: AMOLED.
    • Resolución: 360 x 360 píxeles.
    • Recubrimiento: vidrio templado y protección antihuellas.
  •  Monitorización de salud:
    • Seguimiento cardíaco todo el día.
    • Medición de saturación de oxígeno en sangre.
    • Seguimiento de sueño.
    • Múltiples modos de entrenamiento.
  •  Funciones inteligentes:
    • Reproducción de música.
  •  Batería:
    • Hasta 18 días en una carga completa.
  •  Resistencia:
    • Resistencia al agua hasta 10 atmósferas (100 m).
  •  Dimensiones: 47.7 x 47.7 x 13.5 mm.
  •  Peso: 59.4 g.

Un diseño robusto, muy robusto

 

Este reloj no ha sorprendido tanto como su antecesor porque no ha cambiado mucho por fuera. Sin embargo, si lo comparamos con otros relojes inteligentes las diferencias saltan a la vista.

Tenemos una pantalla de 1.3 pulgadas con una corona notable que, además, sobresale del cristal. Esto puede resultar extraño al usar la pantalla táctil, pero protege de golpes al reloj.

 

Tened en cuenta que este tipo de relojes está diseñado para ser usados en situaciones extremas. No en vano soporta inmersiones en agua de 10 ATM (100 metros), certificación militar de resistencia e incluso quitar las correas exige un pequeño destornillador o llave.

La idea es que no sea sencillo que se enganche en cualquier lado y se caiga de nuestra muñeca.

El Amazfit T-Rex Pro tiene 4 botones físicos

 

En el diseño también llama la atención la presencia de cuatro botones físicos, dos a cada lado, como complemento de la pantalla táctil.

Esta elección tiene mucho sentido porque podríamos querer usar el reloj en circunstancias en las que la pantalla no responda, por estar mojada, sucia, etc.

 

Pese a que no he realizado actividades de riesgo me he encontrado usando estos botones de forma normal, aunque la posición del elegido para volver (cada uno tiene su nombre puesto) me ha resultado algo incómoda, quizás porque uso el reloj en la muñeca izquierda.

Una pantalla con mucho brillo

 

El panel usado en el Amazfit T-Rex Pro usa la tecnología OLED, tiene 1.39 pulgadas de diagonal y un brillo máximo suficiente, algo muy necesario ya que será en exteriores donde más usemos este tipo de smartwatches.

El panel táctil responde bien y la interfaz ha cambiado ligeramente. Ahora tenemos las notificaciones en la zona izquierda y las tarjetas configurables abajo. Ahí podemos hacer que se nos muestre la información más relevante, como el clima, la medición del pulso, etc.

Lo único que no me ha convencido es que el movimiento de giro para activar la pantalla, aunque existe, no es tan rápido como en otros modelos. Eso sí, se agradece poder encender la pantalla pulsando cualquier botón.

Las funciones esperadas

 

El Amazfit T-Rex Pro no se diferencia en el apartado de software de otros relojes. Sí que tenemos una carátula para controlar las fases de la luna, o integración de los botones para posponer alarmas, por ejemplo, pero no hay opciones muy distintivas.

Podemos registrar más de 100 tipos de ejercicios diferentes, medir el sueño, el pulso, la saturación de oxígeno en sangre, etc.

Se mantienen opciones como el control de la música del móvil (aunque no nos ha funcionado, seguramente por algún error que se puede solucionar actualizando el software) o el aviso de llamadas, pero al contrario que el Amazfit GTS 2no tenemos un altavoz y un micrófono para poder hablar, algo que sería de interés cuando estamos remando, o escalando, o realizando otras actividades.

Una de las mayores autonomías vistas

 

Amazfit promete hasta 18 días de autonomía total con un uso normal, aunque la realidad será más cercana a las dos semanas de uso en ocasiones. Aún así, es uno de los relojes con más batería que hemos probado.

Obviamente, si hacemos uso del GPS la batería descenderá mucho más rápido, dándonos unas 40 horas. Con uso medio, nos acercaremos a diez días.

El Amazfit T-Rex Pro es un reloj único

 

 

Amazfit T-Rex Pro

$21.800,00
Amazfit T-Rex Pro $21.800,00

Características Amazfit T-Rex Pro

  •  Pantalla:
    • Diagonal: 1,3 pulgadas.
    • Factor forma: Circular.
    • Tecnología: AMOLED.
    • Resolución: 360 x 360 píxeles.
    • Recubrimiento: vidrio templado y protección antihuellas.
  •  Monitorización de salud:
    • Seguimiento cardíaco todo el día.
    • Medición de saturación de oxígeno en sangre.
    • Seguimiento de sueño.
    • Múltiples modos de entrenamiento.
  •  Funciones inteligentes:
    • Reproducción de música.
  •  Batería:
    • Hasta 18 días en una carga completa.
  •  Resistencia:
    • Resistencia al agua hasta 10 atmósferas (100 m).
  •  Dimensiones: 47.7 x 47.7 x 13.5 mm.
  •  Peso: 59.4 g.

Un diseño robusto, muy robusto

 

Este reloj no ha sorprendido tanto como su antecesor porque no ha cambiado mucho por fuera. Sin embargo, si lo comparamos con otros relojes inteligentes las diferencias saltan a la vista.

Tenemos una pantalla de 1.3 pulgadas con una corona notable que, además, sobresale del cristal. Esto puede resultar extraño al usar la pantalla táctil, pero protege de golpes al reloj.

 

Tened en cuenta que este tipo de relojes está diseñado para ser usados en situaciones extremas. No en vano soporta inmersiones en agua de 10 ATM (100 metros), certificación militar de resistencia e incluso quitar las correas exige un pequeño destornillador o llave.

La idea es que no sea sencillo que se enganche en cualquier lado y se caiga de nuestra muñeca.

El Amazfit T-Rex Pro tiene 4 botones físicos

 

En el diseño también llama la atención la presencia de cuatro botones físicos, dos a cada lado, como complemento de la pantalla táctil.

Esta elección tiene mucho sentido porque podríamos querer usar el reloj en circunstancias en las que la pantalla no responda, por estar mojada, sucia, etc.

 

Pese a que no he realizado actividades de riesgo me he encontrado usando estos botones de forma normal, aunque la posición del elegido para volver (cada uno tiene su nombre puesto) me ha resultado algo incómoda, quizás porque uso el reloj en la muñeca izquierda.

Una pantalla con mucho brillo

 

El panel usado en el Amazfit T-Rex Pro usa la tecnología OLED, tiene 1.39 pulgadas de diagonal y un brillo máximo suficiente, algo muy necesario ya que será en exteriores donde más usemos este tipo de smartwatches.

El panel táctil responde bien y la interfaz ha cambiado ligeramente. Ahora tenemos las notificaciones en la zona izquierda y las tarjetas configurables abajo. Ahí podemos hacer que se nos muestre la información más relevante, como el clima, la medición del pulso, etc.

Lo único que no me ha convencido es que el movimiento de giro para activar la pantalla, aunque existe, no es tan rápido como en otros modelos. Eso sí, se agradece poder encender la pantalla pulsando cualquier botón.

Las funciones esperadas

 

El Amazfit T-Rex Pro no se diferencia en el apartado de software de otros relojes. Sí que tenemos una carátula para controlar las fases de la luna, o integración de los botones para posponer alarmas, por ejemplo, pero no hay opciones muy distintivas.

Podemos registrar más de 100 tipos de ejercicios diferentes, medir el sueño, el pulso, la saturación de oxígeno en sangre, etc.

Se mantienen opciones como el control de la música del móvil (aunque no nos ha funcionado, seguramente por algún error que se puede solucionar actualizando el software) o el aviso de llamadas, pero al contrario que el Amazfit GTS 2no tenemos un altavoz y un micrófono para poder hablar, algo que sería de interés cuando estamos remando, o escalando, o realizando otras actividades.

Una de las mayores autonomías vistas

 

Amazfit promete hasta 18 días de autonomía total con un uso normal, aunque la realidad será más cercana a las dos semanas de uso en ocasiones. Aún así, es uno de los relojes con más batería que hemos probado.

Obviamente, si hacemos uso del GPS la batería descenderá mucho más rápido, dándonos unas 40 horas. Con uso medio, nos acercaremos a diez días.

El Amazfit T-Rex Pro es un reloj único